Aug 23, 2021

Grandes películas sobre deportes


Nos encontramos en la recta final del verano. Las olas de calor remiten, o eso esperamos, los vecinos y los compañeros de piso empiezan a volver a la rutina y, dentro de nada, tendremos otra vez por todas partes el famoso "Volver a empezar" que aterroriza cual Freddie Krueger los sueños de los más pequeños.

Pero, para muchos, el fin del verano supone un comienzo. Un año más, empieza la Liga. Esta temporada será diferente. Messi no está, Ramos no está y después de haber jugado una Eurocopa sin público y en media Europa, ya tenemos que preparar el Mundial que, además, se jugará en invierno.

Pero no todo en esta vida es fútbol y, nosotros somos más de palomitas que de balones. Así que, después del empacho de partidos y olimpiadas de este verano, hemos decidido que hoy toca hablar del deporte en el cine.

A lo largo de la historia, el deporte ha servido de inspiración a muchos directores. Deportes individuales y deportes de equipo. Historias reales que emocionaron en su día al mundo o relatos inventados. Da igual si se trata de un juego de masas o alguno más exótico. Lo cierto es que, las grandes gestas deportivas tienen un elemento que causa furor en la industria del cine: épica.

Y es que, por norma general, cuando vemos una película sobre deporte sabemos que estamos ante una historia de superación. Un relato donde un protagonista débil o en horas bajas, se va a forzar al máximo hasta vencer a su rival. Y esto ocurre sea una historia inventada o basada en hechos reales.

Rocky

Uno de los grandes exponentes de este tipo de dramas es Rocky.

La cinta escrita y protagonizada por Sylvester Stallone, es de sobra conocida. Estrenada en 1976 y convertida en una película culto, la historia del boxeador de Filadelfia ha tenido cinco secuelas y dos spin-off.

Rocky Balboa es un boxeador de casi treinta años sin suerte y sin futuro. Trabaja cobrando deudas para un usurero de poca monta, vive en un modesto piso y entrena de vez en cuando en el gimnasio de su antiguo entrenador. Como decíamos antes, un protagonista sin medios.

Por circunstancias de la vida, Rocky recibe una oportunidad única. En tan solo cinco semanas, se enfrentará a Apollo Creed, campeón de los pesos pesados.

Desde ese momento, veremos al boxeador machacándose como puede para llegar en plena forma al desafío.

Uno de los grandes iconos del cine de deportes y, en especial, del boxeo.

Warrior

Pasamos del boxeo a las Artes Marciales Mixtas, un deporte mucho menos practicado en nuestro país.


Lo que no abandonamos es el dramatismo de la historia. En este caso, nos encontramos con una película con un reparto más que interesante: Tom Hardy, Joel Edgerton y Nick Nolte, pero que fue un fracaso en taquilla. Infravalorada y considerada un peliculón a posteriori.

La trama nos presenta a un veterano de Vietnam cuyos problemas con la bebida han destrozado a su familia. Sin embargo, un día se arrepiente y regresa al mundo de las Artes Marciales de la mano de su hijo pequeño, al que inscribe en un torneo en el que también participa su otro hijo.

Las grandísimas actuaciones de los tres protagonistas unidas a la emoción que consigue el director, convierten a Warrior en toda una maravilla visual, conmovedora y salvaje a partes iguales.




Invictus

Cambiamos de tercio y nos movemos a un deporte de equipo.

Clint Eastwood, en otra de sus grandes obras, nos llevó al Mundial de Rugby de 1995 celebrado en Sudáfrica. El país se encontraba en un periodo un tanto tenso tras la abolición de leyes segregacionistas del Apartheid.

La película se centra en la selección sudafricana de rugby, los Springboks. La población negra veía al equipo como un símbolo más del Apartheid y renegaba de ese deporte en favor de otros como el fútbol. Era tal la oposición a su selección, que incluso asistían a los partidos para apoyar a sus rivales. Nelson Mandela (papel que bordó Morgan Freeman) que en aquellos momentos era presidente, vio en la organización del torneo una oportunidad inmejorable para unir al país. Desde ese instante, la película nos muestra los entrenamientos del equipo y su acercamiento a las comunidades locales.




Rush



La fórmula 1 no es uno de los deportes que más se han llevado a la gran pantalla. Sin embargo, en los últimos años hemos podido ver grandes cintas del género; Le Mans, Senna y, sobre todo, Rush.

La rivalidad entre James Hunt y Nikki Lauda por el mundial de 1976 es el centro sobre el que gira la trama del filme dirigido por Ron Howard. Llena de intensidad, muestra algunos de los momentos más impactantes en la historia de la Fórmula 1, y la visión de ambos iconos sobre el deporte. 




Campeones

Hasta ahora, todos los títulos de la lista mantienen el drama como punto central. Con Campeones no vamos a dejar de tener una historia con un trasfondo duro, que intenta sensibilizar al espectador.


Pero si que vamos a tener grandes dosis de humor.

Marco es el segundo entrenador de un equipo de baloncesto de élite. Un día, tras un mal partido y una disputa con el primer entrenador, Marco pasa la noche entre alcohol y termina sufriendo un accidente de tráfico.

Este hecho, culmina con una sentencia judicial que le obliga a entrenar a un equipo diferente. Un equipo formado por personas con discapacidad intelectual quienes apenas saben botar un balón.

La ganadora del Goya en 2019 nos muestra una historia humana que mezcla el drama y el humor para traernos una simpática película de superación.



Carros de Fuego

Y no podíamos acabar este listado tan deportivo sin hablar de los Juegos Olímpicos. La cita deportiva


por excelencia está llena de historias que, por si solas, dan para una película. Ahí tenemos, por ejemplo, el biopic de Jesse Owens "El héroe de Berlín.

Sin embargo, si hay una película por excelencia que gire en torno a las olimpiadas, esa es "Carros de fuego". Con una banda sonora más famosa que la película, la oscarizada historia tiene lugar en los Juegos de París de 1924.

Basada en hechos reales. Dos jóvenes corredores británicos de clases sociales y vidas totalmente opuestas, se entrenan para competir en los Juegos de París.

Un éxito de taquilla dirigido e interpretado por desconocidos, pero que puso de moda el cine deportivo.



Roberto García

No comments:

Post a Comment